viernes, 22 de agosto de 2008

Nostalgia

Nostalgia = Tristeza melancólica que causa el recuerdo de un bien perdido.
El 24 de agosto es "La noche de la tristeza melancólica que causa el recuerdo de un bien perdido"
¿Qué bien he perdido en los últimos 30 años?
Alguno debo haber dejado olvidado o se debe haber vencido o simplemente no lo uso más.
Repasemos con tranquillidad.
1977: Cinco años de edad, recuerdo que estaba en el jardín de infantes que quedaba a una cuadra de casa, la maestra se llamaba Ebidelia, no sé si con "b" o con "v". Hacíamos impresiones con papa, con las manos, papeles arrollados. Recuerdo un día que me hice pipí en la ropa y todos se reían de mi, me sentí muy avergonzado, pero pienso que si a otro le hubiese pasado lo mismo yo me hubiera reido también. Tuve la mala suerte de que me pasó a mí.
1978: Comienzo la escuela primaria en Escuela Nº 1 José PedroRamírez de la ciudad de Maldonado. No tenía la edad para entrar a primero, pero cumplía los 6 a mitad del año, entonces luego de las vacaciones de invierno, rendí un examen protocolar y pude asisitir a clases medio año lectivo. Luego creo que eso me trajo problemas en mi aprendizaje y en mi desempeño escolar, moraleja, cada cosa a su tiempo.
1979: No recuerdo absolutamente nada que me haga referencia a ese año.
1980: Recuerdo que papá tenía un almacén de barrio, se llamaba " Despensa Los Pinos" , había un cartel de madera que sacaba todos los días temprano de mañana cuando llegaba el camión de la leche. Había estanterías por todas partes, llenas de comestibles y la cocina de la abuela se había convertido en depósito al igual que el galpón de casa. En un mediodía de verano, mamá me mandó a buscar una "Salus" a la heladera de la casa de al abuela, recién habían lavado el piso y yo estaba descalzo, cuando agarré la manija de la puerta quedé literalmente pegado por la corriente eléctrica que me contrajo los músculos de la mano y el brazo. Todavía es vívido el recuerdo de los sacudones para todos lados y los gritos ahogados.
Mi padre a tiempo bajó la llave general y me salvó la vida. Gracias papá!
1981: Recuerdo el mundialito y la canción "Vamos Uruguay", a veces la canto y me gusta lo que dice, la cantábamos en aquellos tiempos con el Juan y el Raúl, ¡cómo le pegaba a la pelota el Juan!
1982: Recuerdo la guerra de las malvinas y el terror que sentí pensando que Uruguay iba a estar en guerra, confieso que me dió mucho miedo. El que suministraba las lanchas "ferramar" se hizo una casa en punta del este en ese año, todavía está en pie esa casa, fué mi padre el que se la hizo.
Peñarol salió campeón de la copa libertadores con gol de Morena contra el "Cobreloas" de Chile ¡Qué, ...gol!
1983: Mi familia siempre fué de corte político, se discute fuerte de política a veces sin fundamentos otras con ellos ya en esos años se respiraba la democracia yo no entendía bien lo que era y lo que eran los partidos políticos. Clarito recuerdo cuando le pregunté a papá -¿papá qué son los partidos políticos? no recuerdo su respuesta.
1984: Ya sabía lo que era democracia, podáis decir lo que querías, pero con cuidado, acompañaba a mi viejo en la camioneta a todos los actos políticos del partido colorado. Maldonado, San Carlos, Pán de azúcar, Aiguá, etc. ¡Cómo festejaba la gente!
1985:Primer año de secundaria, todavía jugaba cómo en la escuela, el primer día nos hicieron cantar el himno y tomar distancia, una cagada!
1986: Ya estaba en segundo año de secundaria, hacía tiempo que jugaba al water polo y al básquet, nos hacíamos la rata para jugar en las canchas del campus al lado del liceo.
1987: Qué año! Mi primer beso. El tipo besando....era un animal!mi novia me dijo que practicara con una naranja. Todavía la huelo en mis recuerdos, Ismael me decía - Dale Negro! está con vos! y yo la invité a bailar, ahí nomás la apuré y le dí el beso que fué el mejor/peor beso de mi vida. Pasarían años hasta dar otro, era la época de los cumpleaños de quince y de las fiestas lluvia dónde todos llevábamos algo. Bailábamos al son de un pasacasette.
Peñarol campeón de américa que no ni no carajo! lo recuerdo como si fuera hoy, estaba en un escrito de inglés y la profe que era fanática nos dejó llevar una radio chiquita, cuando escuché el penal de los noventa minutos parecía morir, salí y corrí los quince minutos que me separaban de casa, llegué para el segundo chico del alargue y se dió el milagro, Peñarol campeón y arriba Cataldi!
1988:Cuarto año de liceo, escrito de física, lo recuerdo ese escrito porque fue en la fecha del: 8/8/88, me llamó la atención y hasta el día de hoy lo tengo grabado.
Nacional salió campeón de américa pero no fué lo mismo. Estuve de novio con Honey honey, le decíamos así y después fué novia de todos, me quería morir.
1989: Primera vez que hice quinto de liceo, de alguien debía estar enamorado pero no recuerdo, estaba sólo para el water polo y mis aspiraciones miltares, que fueron un fracaso en le primer intento, debían esperar un año más para concretarse.

Qué tiempos aquellos, no existían los problemas, éramos todos amigos, deporte, novias, salidas, risas y de estudiar nada, pesca, caza, bicicleta para todos lados, fútbol, veranos intermiables de playa todos los días, guerras de agua y más risas, carnavales eran los de antes.

Que alguien me diga cómo pongo todo eso en una noche!

6 comentarios:

Lorena dijo...

Leo
Cómo me reí con lo de Honey Honey...

Es cierto que nuestra infancia la vivimos más tranquilos, veremos que nos cuentan nuestros hijos dentro de 30 años, supongo que para ellos va a ser inolvidable también.

Saludos

Leo dijo...

Bienvenida al blog Lorena.

Para muchos nuestra infancia y adolescencia, serán los mejores tiempos de amistades sinceras.
Siempre los voy a extrañar.
Saludos Lore y gracias por visitar.

madre histerica dijo...

Que lindo post!!! ya me puse nostálgica yo! y es que además si vivis lejos de tus pagos te viene a cada rato.

yo en el 77 recién nacía... jaj

Leo dijo...

Gracias, aprovechá los años que se van volandooooo....

Irmi dijo...

Me encantó el post! Tu infancia no fue tan distinta a la mía.
Un almacén de barrio, una "salus",el camión de leche y los comienzos de la democracia...
Qué distinta de la infancia de nuestros hijos! No mejor ni peor, sólo distinta...
Saludos

Leo dijo...

Mi infancia está entre mis recuerdos más dulces. Tuve esa suerte, creo que ser niño ahora no es tan fácil como en nuestros tiempos.