viernes, 29 de agosto de 2008

Las Otras

Me meto en cada brete....pucha...!

Bailamos, cantamos, nos automutilamos, nos adornamos, suplicamos, sucumbimos, arriesgamos nuestras vidas, hacemos ejercicio, buscamos respuestas en el otro, hacemos el esfuerzo de comprender, sentimos amor, pasión, obsesión, celos, envidia. Hacemos todo esto y más, para atraer al sexo opuesto, es una de las razones de nuestro existir.
Según Samuel Butler, " La gallina es la forma que tiene el huevo de hacer otro huevo".
Pero. ¿Cómo? en estos tiempos de tecnología , combinamos nuestros ancestrales deseos con el presente tambaleante e incierto del occidente. En el presente, existen bancos de esperma por doquier, leyes que aseguran el Derecho de las mujeres a concebir de forma asistida en una sala esterilizada y de que sus hijos no conozcan a su padre biológico.
Además, mujeres profesionalmente desarrolladas, pueden llevar adelante un hogar sin mayores problemas. En estos tiempos criar hijos sigue siendo cosa de dos, pero bien puede ser de uno, se han tercerizado algunos roles familiares, hay cocineras, delivery, Baby sitter, guarderías. La madre como antiguamente se conocía en algunos estratos sociales, está cediendo terreno a estas tercerizaciones y deja lugar a la madre todopoderosa y triunfadora.
¿Cómo se conjuga, cuál verbo irregular, el espacio del hombre que todo lo proveyó, hace no menos de 50 años?
¿Cómo espantamos los fantasmas culturales, que están en el primer estante de nuestra mente?

"Ni los dioses inmortales pueden huir, ni los hombres que viven un día. Todo el que te tiene dentro, enloquece" (Sófocles; Antígona)

En la actualidad occidental es común ver escenas cotidianas que hasta hace una generación atrás, eran consideradas trasgresoras.
En la mayoría de los hogares dónde hay un masculino conviviendo, éste, hará alguna de las tareas de la casa, como cocinar, fregar, atender los niños, doblar ropa, separar para lavarla, etc.
Este es pues el hombre que debe ganar el corazón de las "otras" y debe mantener su postura masculina, virilidad, trasmitir seguridad, tomar decisiones, y por sobre todas las cosas no volver a las costumbres ancestrales. So pena de ser borrado de un plumazo.
Pedir y a veces exigir, que demos en el blanco, en labores que nos han sido negadas durante toda nuestra existencia, es ir demasiado lejos.
Si la naturaleza es sabia, encontraremos el equilibrio justo y sin ánimo de revanchas, por injusticias que no cometimos por más hombres que seamos.
Es entonces pues, que, debemos ser cautos en nuestros deberes domésticos, pero comprendidos en nuestras falencias, para, lo que es justo, solicitar una delicada y justa corrección en buenos tonos, siempre considerando que hay otros intereses que no son comunes con las féminas. Así como nosotros (me incluyo) intentamos ver y construir sobre las diferencias.
Chicas no se apresuren, los cambios se irán dando, pero demorarán varias generaciones, la evolución es un hecho pero no se puede apurar.

Cordiales saludos a Madre Histérica.

8 comentarios:

madre histerica dijo...

me gustó mucho! hasta pusiste citas!!! (y me hiciste quedar como una improvisada jajajaj)

qué bueno que existan los hombres dispuestos a cambiar estereotipos en favor de la igualdad.

salú!

Juliusss dijo...

Leo:

Es curioso... me identifiqué con mucho de lo que escribes de los "otros", sobre todo porque en mi adolescencia, efectivamente, hacía de todo, como inicia tu post... pero creo que el tiempo nos va dando (a veces más a huevo que por otra cosa) dosis de madurez y algunas, incluso, de iluminación. Con el tiempo, llegamos a entender que más allá de "demostrar", debemos aprender a amar. En el blog de la madre histérica comentaba que en buena medida, son las mismas mujeres quienes inculcan nuestros principios, y es que en la cotidianeidad de la vida, son ellas quienes están más al pendiente de los hijos. Pero actualmente, un grupo creciente de padres también, participamos en la educación e integración de nuestros hijos. Coincido contigo respecto a que los cambios se irán dando, pero vamos también, nosotros, "los otros" asumiendo nuestra responsabilidad en los valores y los ejemplos a nuestros hijos.

Ya llevas dos, no desesperes.

Leo dijo...

Madre: tarde pero llegué, me gustó el diccionario de mujeres, creo que me diste tela para hablar de todo hasta de las madres en marte, jejeje.
No te puedo decir otra cosa que estoy de acuerdo con vos en todas las definiciones y en cuánto a como se lleva cada cuál con su media naranja encaja bastante bien en cómo lo definís.
Me sigue gustando tu Blog, Euge. :-D

Leo dijo...

Juliusss, buenos comments, hombre, yo que vos no espero para comenzar a escribir en el blog y así te podemos leer.
Concuerdo con vos, en que hay cosas que son culturales, pero no debemos olvidar que influyen las naturales también. No debemos pensar que el estado de las cosas es al azar.
gracias por comentar y de excelente forma. :-D

Hector Torres dijo...

Bueno, ya hasta el ambito femenino ha llegado la moda del "outsourcing", subcontratacion o tercerizacion, como le quieran llamar. Ahora se subcontratan los servicios maternales y hasta los paternales (banco de semen). Seria bueno subcontratar hijos, pero con un contrato a tiempo determinado, no? ;)

Saludos.

Leo dijo...

La tercerización es dólo otro aspecto de nuestras modernas y tecnificadas vidas. jejejej:-D

Ale marge dijo...

Yo estoy a favor de los derechos de la mujer, pero en el voluntariado que hago en una guardería 2 veces por semana veo a los niños ser dejados muchas veces de 7 de la mañana a 5 de la tarde con 3 añitos, esta guarderia en muy buena, las maestras son afectuosas y el niño está seguro y bien alimentado pero yo me pregunto como será su relación en el futuro con sus padres.
Yo soy profesional, trabajé, tercialicé pero siempre el rol mas importante los tuvimos mi marido y yo y no los terceros, aunque eso haya impedido mejores puestos y mas dinero, el cariño de un hijo por sus padres no se paga con nada.

Leo dijo...

De acuerdo con vos Ale, aunque además de la cantidad de tiempo compartido debemos considerar la calidad de ese tiempo.
Pero estoy de acuerdo en que debemos pasar tiempo con nuestros hijos, creoq eu es una de las cosas que no se les puede poner precio.