lunes, 18 de agosto de 2008

LIVERTA!








Imagen de la web




Cuando me levanto temprano en esos días que el sol lo baña todo de dorado, sé que vale la pena el esfuerezo, aunque sea, de levantarme temprano. Cuando me reúno con mis amigos y familiares, sé que vale la pena el momento. Pero paradójicamente, es con esas personas con las cuáles polemizo más, con las que intercambio más cantidad de opiniones, pero no han dejado de ser mis amigos. Reconozco que la mayoría de las veces soy yo el que origino los debates.
Confieso que me gusta la confrontación, con fundamentos. El cantinfleo, no me atrae. Me gusta hablar, expresarme, escuchar y aprender.
En todos lados que visito, trabajo, reuniones, en mi casa, en la calle, etc; me comporto de manera confrontante, siempre le busco la quinta pata al gato, el pero, el detalle que hace que alguien más se exaspere y lo confieso, me divierte. Lo hacen conmigo, me exaspero y se divierten. Así de simple.
Pero unas de las razones fundamenteales para hacerlo, es que se me garantiza la libertad de expresión o dicho de otra manera, digo lo que quiero, cuando quiero y como quiero.
Es obvio que me hago responsable, pero lo sé antes de abrir la bocota. Entonces se transforma en: digo lo que pienso, cuando elijo, y cómo mejor me convenga.
En suma estoy haciendo uso de mi libertad. Entran en juego todas esas frases: "primero pienso, luego existo", "esta boca es mía", " el hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras" y todas las que tengan que ver con el tema y se les puedan ocurrir.
Entre el ideal y lo real, es que se extiende y viaja la libertad. Ese " limbo " para el cuál cada uno de nosotros extiende los limites que crea necesarios, es el que en gran medida nos permite ser felices. Hay diferentes tipos de libertad, son todos similares, tenemos: de expresión, de pesamiento, sexual, física (es dónde entramos en el delicado tema de la emigración), nacional, y se puede continuar, todas están apoyadas por teorías filosóficas, analizadas, criticadas y hasta algunos en la practica las han reprimido. Pero el hecho básico es que las libertades nacen con el hombre, son del hombre y para el hombre. Gracias a ello hemos avanzado en ciencia, tecnología, se han curado enfermedades, se han cambiado los tipos de gobierno, hoy puedo blogear. Gracias a la libertad te puedes casar y divorciar, puedes ser homosexual sin que vayas preso, por lo menos en occidente, las mujeres pueden votar.
Conforme avanza la ciencia, la política y con ello la sociedad las libertades aumentan y con ello nuestra responsabilidad.
Hemos formado civilizaciones, porque queremos seguridad y garantías y no sólo de Derecho, sino que también de los hechos que nos circundan, queremos mejorar y avanzar. Se nos ocurrió jerarquizarnos y designar un jefe, que luego evolucionó a Estado, y administra nuestra sociedad. Le dimos poderes para que nos proteja de lo que amenaze nuestra reproducción física y cultural. Pero siempre quedaba un vacío, siempre era el Estado nuestro final enemigo. Es entonces que apareció la Constitución.
Pero más allá de lo que es el documento en sí, es más importante saber que és lo que se busca con ese librito. Con ese librito se busca no reproducir lo que nos ha hecho mal, se busca protegernos de nosotros mismos. Establecimos normas axiomáticas de convivencia y de respeto mutuo, garantías para decir y refutar, garantías para informar y estar informados.
Como Goethe expresó más o menos, " vinimos al mundo a hacer", para hacer nos tienen que dejar hacer, debemos dejar hacer, debemos opinar con fundamento, debemos buscar la verdad aunque estanos duela, no nos guste o no sea coveniente. Debemos ser educados en libertad, para ser maleables frente a los cambios, y la libertad se practica y se sufre, es la mejor forma para apreciarla.
No podemos separar la paja del trigo, si no conocemos una cosa de la otra, lo mismo sucede con las personas, nos acercamos más a unos que a otros en función directa de lo que conocemos de ellos. Para conocerlos debemos verlos actuar con libertad.
Puedo seguir redundando en el tema, pero me aburro.
Siempre que vemos actuar una persona con "falta de respeto", insultos, despectivamente, yo veo una persona que usa su libetad, que no la sabe usar, que reproduce lo que aprendió y que no tiene las herramientas necesarias para expresar lo que siente. Es la nuestra, la que lo tiene que rescatar de su silencio y furia, y no la censura y los malos hábitos.
Todos (me incluyo) defendemos la libertad de expresión, pero tal vez no dudaríamos un minuto en censurar al que expresa ideas que no son convenientes a nuestros intereses.
Acá en Uruguay hay libertades que están lejos de muchos habitantes, creo que sé porqué razón.
Usando mi libertad, elijo emigrar y no quedarme para mejorar.
Dijera alguien que fué asesinado por lo que pensó y dijo... "arriba los que luchan"

8 comentarios:

MCB dijo...

Hola... te dejé un regalito en mi blog!!\ Saludos

Leo dijo...

Gracias, ya te comenté en tu blog, seguiré con esta cadena.
Ls caminos del blogging son insospechados. JEJEJE.

Gabriel dijo...

Está muy bueno tu blog, Leo. Escribís muy pero muy bien. Voy a dedicarle más tiempo a tus posts recientes esta noche (todavía estoy en el trabajo). Pero realmente estoy muy impresionado.

Gabriel dijo...

Ah, ya te agrego a mi reader para seguirte más de cerca...

MCB dijo...

Merecido Leo! Gracias por compartir tus ideas con nosotros.

Leo dijo...

jajaja, las comparto, es que me hace feliz compartir lo que pienso y siento. Gracias nuevamente!

Rosana dijo...

Basicamente, estoy de acuerdo contigo, Leo, pero creo que el problema del "ser humano" está en que muchas veces confunde libertad con libertinaje...vivimos en sociedades donde debemos respetar normas "morales" que van más allá de lo que pueda estar en un código...en Uy yo sentía que muchas de esas normas, de esos valores en los que fui educada, se estaban perdiendo.
Alguien me dijo hace poco: "ya ni siquiera corre la ley de: en casa no se roba" ...ahora se roba al vecino de al lado, a papá y mamá...pero más allá del delicuente, en la sociedad toda, se nota la falta de solidaridad, de honestidad...
Ah! tu descripción de vos mismo, me hace recordar muchísimo a 2 personas: a mi marido, y a mi mejor amiga...no sabes como "discutían" esos 2!! ella se venía para casa, eran las 3, 4, 5 de la mañana y estos 2 le seguían buscando la 5ta pata al gato!! eso se extraña!!

Leo dijo...

Ok de acuerdo, pero insito que es un tema que tiene que intervenir la educación, fundamentalmente mejorar laeducación pública y una mejora en los salarios mínimos.
De esta forma buscar que los padres estén más timepo en casa y no tengan que laburar doce o trece horas para ganar miserias.