lunes, 25 de agosto de 2008

Impermanencia







Imagen de la web




Hace unos años en la finalización del cumpleaños de mi hijo mayor, nos quedamos con dos amigos tomando cerveza en el césped, ya era de noche. Recuedo que le pedí a mi señora que me alcanzara otra cerveza y ella me replicó... - ¿Vas a seguir tomando? le respondí....- ¿Estamos flotando en una roca redonda en el espacio y tu te preocupas por si vamos a seguir tomando?.Más allá de lo cotidiano y vivencial de esta cuestión, yo descubrí cosas que me hicieron reflexionar.
Desde que el hombre mira el firmamento, sueña con él. Ha descubierto ciertas concordancias con la vida en la tierra que se pueden marcar en el cielo nocturno, como las estaciones, los almanaques, los viajeros de grandes distancias se han podido orientar gracias a las estrellas, fantásticas fábulas se han creado, espantosos monstruos habitan en lugares que alguna vez hemos pensado en visitar, mundo de ensueños, hogar de los Dioses. Son las estrellas el lugar dónde gran parte de lo que pertenece a nuestra imaginación, se desarrolla. Podemos decir que ha sido nuestro más inalcanzable anhelo.
Dios habita en los cielos, no en un lugar terrenal, los ángeles empujaban los planetas, y en Marte vivían seres que amaban la ingeniería hidráulica, con la cual fabricaban canales, que surcaban la superficie desde los polos al ecuador. Todas estas han sido conjeturas que trataban de explicar lo que se conocía pero no se comprendía. Dicen que a Newton le cayó una manzana en la cabeza, eso es un mito popular, en realidad cuando era pequeño se preguntó - ¿ Por qué la Luna no cae sobre la Tierra? Fué una cuestión que lo tuvo obsesionado durante décadas y que gracias a su habilidad para la matemática pudo responder eso y mucho más. Gracias a Newton los ángeles no debían empujar más los planetas y fué gracias a él que se pudo calcular la velocidad de escape de la Tierra y realizar los viajes espaciales. Gracias al avance del cálculo diferencial e infinitesimal se desarrollaron telescopios que demostraron que en Marte no existen tales seres y menos esos canales, pero actualmente se lleva a cabo el proceso de colonización de Marte.
A medida que la ciencia avanza menos lugar queda para Dios y sus cuestiones, a medida que el hombre investiga y crece la sociedad, más personas se ven beneficiadas de esos avances.
Si no dejamos que estos avances garanticen la convivencia pacífica y ordenada de las comunidades, pequeñas, medianas y grandes, difícilmente podamos enfrentar los serios desafíos que nos depara el futuro.
Cuando explota un quásar, millones de estrellas desaparecen, cientos de millones de mundos perecen y con ellos las miles de formas de vida inteligentes o no, que puedan existir.
En este mundo habitamos, los buenos y los malos, nuestra cultura, con nuestros errores y aciertos, pero cada acto de éstos, es inconsistente con la inmensidad de lo que nos rodea. Nada nos garantiza una existencia eterna, excepto nuestro deseo de que sea así.
Estamos en un universo que no excluye a un dios, que nos ordene y nos proteja, pero que tampoco lo necesita.

5 comentarios:

madre histerica dijo...

mira vos que filosofico me saliste hoy che!!! y yo con un sueño atrasasdo que me obligo a leerte tres veces pa medio agarrar la idea! jajaja

los avances traen muchas cosas buenas, pero también se llevan por delante otros saberes más populares y ancestrales.
Nuestra humanidad no puede safarse de esa paradoja inconcistente con lo que nos rodea. Somos los más "inteligentes" de las especies que acá habitamos pero no logramos dejar de hacer salvajadas... por eso los avances serán para unos pocos y los demás...pos ni modo.

ora sí, ya me desperté!

Leo dijo...

Madre, sospecho que no fue tu somnolencia, sino mi mala praxis de escritor lo que hizo que no entendieras, hay días más enredados que otros, jejeje.
Te sigo leyendo, espero que no sigas con el acertijo ;)

Hector Torres dijo...

Todo tiene 2 caras, el progreso del que hablas, si lo usaramos para el bien otro futuro nos depararia.

Como vamos no siento que la raza humana sea mejor que un virus que esta matando a su anfitrion, y lo estamos haciendo a pasos agigantados. No ocupamos un quasar para destruirnos.

Si, ya se, me puse tenebroso.

Saludos.

madre histerica dijo...

De verdad que estaba sombí ayer, y no fue tu texto... fueron las noches de insomnio!

del acertijo, no me ha dado tiempo.
Cuando publiques el resultado miro pa otro lado, asi no hago trampa.

;)

Leo dijo...

Madre: espero que esté todo bien y ya puedas dormir. Por el acertijo, nada cero bola.
Héctor: dónde estabas? gusto tenerte de nuevo.