jueves, 15 de enero de 2009

Certezas

Bueno, esto de emigrar o no emigrar? (me suena de nuevo) nos tiene conmocionados, conmovidos, etc.
Estoy con la venta de la camioneta y fuimos a la inmobiliaria por la venta de un terreno, al final, el abanico de posibilidades se amplió en cosas inesperadas, si a eso le sumamos el hecho de que recibimos correspondencia de la embajada canadiense en BsAs diciendo que habían recibido los documentos y que nos van a volver a contactar para informarnos de nuestro próximo paso hacia el extraño país del norte. Buenas noticias de que todo está en marcha.

Francisación en línea: Alejandra lo leyó primero en lo de Paola Bianchi (el blog), luego Fran (de fran y romi) se lo recordó y hoy estamos metidos en la FEL (Francisation en Ligne), cuestión que si fuiste seleccionado por la provincia de Québec y quieres y necesitas aprender el francés, bueno es una cosa necesaria (en mi modesto punto de vista) la francisación o como sea que le quieran decir forma parte de este proceso emigratorio, tal vez más complicado que otros.

No hay dudas que es complicado, prueba de ello son las innumerables preguntas, "¿excactamente, cómo és el tema de Canadá y porqué el francés? las interminables frases " todavía se están por ir! " o... " bueno, pero... ¿cuándo es que se ván?".
Miradas que lo dicen todo, desde que estamos locos o casi (un poco), amigos que no entienden el porqué pero que lo aceptan, mi viejo que lo acepta pero repite y repite que estamos en un error, gente indiferente, otros que quisieran experimentar los mismo y están los que se ponen contentos, los que festejan junto con nosotros.
Infinidad de posturas que me llevan a plantearme la pregunta de si estoy en lo correcto. En mi caso arrastro una familia, que si bien los dos adultos estamos de acuerdo en esto, no menos cierto es que nuestros hijos no son responsables de nuestras decisiones y también van a sufrir las consecuencias. No es lo mismo llevarlos que tenerlos allá. También están las cuestiones que hemos logrado y que hay que deshacerse de ellas o dejárselas al cuidado de alguien de confianza.
También está el futuro planeado acá en Uruguay, futuro que no es incierto pero que no es muy estable, pero que bueno, tiene el plus de la cultura de uno y de eso de quedarse en el lugar de uno, "el paisito" como le dicen algunos (no entiendo el diminutivo), pero que es una opción válida.
En fin, decido emigrar por el provecho mío y de mi familia, pero básicamente por mí, mi señora me acompaña en esto, estamos juntos porque ella emigra por el provecho de ella, (llamesé provecho de cualquier clase o calificación), mis hijos vienen en el plan, acoplados a nuestro modo de vida, no cargamos con ellos, vienen con nosotros, son parte escencial de nuestra familia y desarrollarán sus vidas en Canadá o dónde mande la ocasión.

Debe ser muy duro, no tengo dudas, apenas está comenzando y me cuesta, ya hay cosas que empiezo a extrañar, no quiero imaginar cuando esté allí. A veces, pocas, imagino una noche fría a la intemperie, nevando con muchos grados bajo cero, queriendo comprender el francés quebecois, me da pánico, mucho, pero también me divierte bastante, al menos es distinto de la cotidianeidad que tenemos por acá.

Locos o no, con razón o no, emigrar es parte de nuestras vidas, ya sea cómo el cuento que comenzó y que no sabemos dónde terminó. Lo cierto es que ha agregado una cuota de aventura y esperanza a nuestras existencias y agradecido ya estoy por eso, lo que espero es ir por más!

12 comentarios:

hanniani dijo...

Que emocionante!!!

Asi se pasa, , en medio de muchas sensaciones y con un poquitin de incertidumbre...hasta que se vean subidos en el avion que los traera a vivir nuevas aventuras...

Lo de los hijos es muy importante...Ocupparse de que se sientan siempre parte de los planes y , una vez aqui, ponerse a su nivel, para entender lo dificil que les es dejar todo y empezar de nuevo...

Que siga todo bien!!!

Abrazos!!!

Acosta dijo...

Leo, muy bueno, estaba haciéndote un cometario con algunas ideas personales y cuando me di cuenta era tanto que ya daba para un post.

Cuando no usted… sirviendo de “muso” inspirador, gracias.

Abrazo

Maryjose dijo...

Leo, los entiendo perfectamente, esa oleada de comentarios cero apoyadores muchas veces no cae bién, lo importante es seguir nuestras corazonadas hacia la felicidad y pedirle a Dios (si es que creen en él si no en lo que crean)que nos de lo que sea mejor para nosotros, pero yo creo que el que no busca no encuentra.

Vamos! echenle ganas que varios estamos en esto juntos!!!!

Manolito dijo...

HI Leo, creeme que no estoy tratando de promover mi blog, pero recientemente he escrito varios articulos relacionados con emigracion (hace 25 años que emigre a Australia) que pienso que tienen mucho que ver con tu presente post y sus interrogantes.
Yo te tengo entre mis contactos, pero creo que vos no me tenes a mi, asi que ahi va la direccion de mi blog por si te interesan esos articulos:
http://argentina-australiapasadoypresente.blogspot.com/

Espero que algo de ello te sea de utilidad, ya se que Uds van a Canada, pero muchas cosas de la emigracion son comunes, ya sea Australia o Canada.

Diego González dijo...

ARRIBA! SIEMPRE HAY QUE IR POR MÁS! :)

madre histérica dijo...

Paso a paso... pronto van a estar allá!!!!

Ale Marge dijo...

Inmigrar es duro, interesante, es toda una aventura, es sorprendente es fatigante, es crecer, es paz, es pensar que estoy en el buen camino, es nostalgia, es éxitos y fracasos, es encontrar talentos y miserias de uno mismo que no conocía, es todo eso para mí.

El 22 dijo...

Feliz Cumpleaños Leo! Quiero desearte lo mejor hoy, en tu dia, un abrazo!!! Felices 47!

Leo dijo...

deci lo que quieras , nadie te va a creer, con lo bien que me veo con 47
saludos 22

Ah.... gracias a todos por comentar

cordiales y geniales saludos

Paola Bianchi dijo...

Leo, me parece que lo mejor que les podés ofrecer a tus hijos es venirse con un plan armado y no un "y bueno, vamos a ver qué onda".

Es verdad que es una gran aventura (y nosotros la estamos disfrutando muchísimo), pero no hay que tomarlo como una loca aventura nada más. Es tu vida la que está en juego, la de tus hijos, tu esposa y hasta los animales que dejarás o traerás.
Pero a no desesperar!!, hay que pensarlo con la cabeza BIEN FRÍA, no apurarse en venir por ansiedad (y mirá quién habla, jajaja).
Obvio que el apoyo de tus seres queridos pesa, pero si Uds tienen en claro que el idioma hay que manejarlo lo suficiente como para poder trabajar, viendo perspectivas reales de laburo (o alternativas hasta que enganches de lo tuyo) y decidido a aprovechar la experiencia, no tienen nada que temer.

Por si te sirve, te cuento un "truco" que me ayudó a pensarlo de otra manera.
Desde el comienzo me puse en la piel de un Chino (bah, China). Por qué un chino?, porque eran los emigrados que tenía "más a mano" como ejemplo. Si vos hablás mandarín, te criaste en China y emigrás a Uruguay (como seguro deben haber miles) sabiendo lo básico de castellano... de qué trabajarías allá?, te "auto-contratarías" en esas condiciones (sean realistas). Creo que más gráfico no puede ser y esa imagen reinó en mi cabeza mucho tiempo antes de venirme, tratando siempre de achicar esa brecha para que yo, nacida en China o en Argentina, tenga la misma posibilidad que uno nacido en otro lado
:)

Habiendo dicho eso, pilas!!, que van por un excelente camino!!

anareis dijo...

Estou fazendo uma campanha de doações para criar uma minibiblioteca comunitaria na minha comunidade carente aqui no Rio de Janeiro,preciso da ajuda de todos.Doações no Banco do Brasil agencia 3082-1 conta 9.799-3 Que DEUS abençõe todos nos.Meu e-mail asilvareis10@gmail.com

Lorena dijo...

Leo
Aunque nuestro destino no fué Canada, puedo decirte que pasamos por muchas situaciones iguales a la mayoría exceptuando el idioma, que aunque es español, tuvimos que adaptar nuestro vocabulario para que nos "entiendan".
Para nosotros fué lo mejor que hicimos DOS veces, no sólo por nosotros sino también por nuestros hijos. Todavía esta en nuestros planes hacerlo una TERCERA vez (a Canada).
En el camino encontramos mucha gente que se alegraba, que nos odiaba, que nos entendían, que no nos volvieron a hablar pero así y todo tenemos una vida que nos gusta, que vamos armando juntos, como familia y que nos llena de fuerzas para seguir soñando con un transcurso mejor.
Las cosas que dejes atras, las vas a extrañar, al principio, pero a medida que vayas formando tu nuevo hogar, las vas a ir olvidando...bueno, eso me pasó a mí.
Los felicito por la decisión de emigrar, no se dejen bajonear por los malos comentarios, siempre hay alguien que los hace por no tener el coraje de empezar de cero lejos de lo conocido. Quedense con los buenos deseos y no gasten energias explicando el porque se va.

Ufff, me extendí un poco.
Besos a la flia.